UA-56715467-1

miércoles, 31 de agosto de 2016

Innovación y política: la I+D+i en el pacto PP-Ciudadanos


Ayer se hacía público el pacto de Gobierno en virtud del cual Ciudadanos daba al Partido Popular su apoyo para tratar de conseguir la investidura de este partido y lograr así terminar con la situación de bloqueo que actualmente vive este país, en el que está a unos dos meses de cumplirse un año de Gobierno en funciones. Junto a este acuerdo se daba a conocer también un pacto formado por 150 compromisos con el cual se pretende mejorar el país y tratar, con este motivo, de sumar apoyos que den lugar a la tan deseada formación de Gobierno.
Es inevitable, por la parte que nos toca, fijarnos en las menciones que, en este documento se hacen a la innovación y al fomento de la I+D, sectores gravemente perjudicados debido a la crisis que se inició en 2008 y que ha dado lugar a recortes en las áreas más básicas para el desarrollo del país, entre ellas las que ahora mencionamos.
Si bien es cierto que las medidas destinadas al fomento de la innovación y el impulso de la I+D+i no son el principal objetivo de este paquete de compromisos (sólo 5 de los 150 hablan expresamente de ello; los puntos 22 a 26), es de destacar que se trata de iniciativas muy ambiciosas que se fijan no sólo en la transformación de medidas ya existentes (se habla de reformular la AEI: http://todolosderechosreservados.blogspot.com.es/2016/01/la-agencia-estatal-de-investigacion.html), sino en la implementación en nuestro país de una serie de programas  de probado éxito en otros países como Reino Unido o Israel o el establecimiento de una red que potencie la Transferencia Tecnológica.
La parte más importante es, sin duda, la que hace referencia a la dedicación de según qué fondos para cada uno de los planes que se plantea, ya que de lo que se está hablando es no sólo de estimular la financiación privada y mejorar la financiación pública sino de replantear sistemas ya existentes y generalmente aceptados como puede ser el de deducciones fiscales por inversión en I+D+i en el impuesto de sociedades, e implementar otros que se ha tratado de “penalizar“ como es el caso del “crowd-funding“, al que se gravó como a otras formas de inversión privada una vez se dio a conocer y comenzó a popularizarse.
Como venimos diciendo, las medidas planteadas no se pueden considerar irrealizables sino más bien, en mi opinión, demasiado ambiciosas, hasta el punto de no poder llevarse a cabo.
Poner como objetivo para 2020 una inversión del 2% del PIB en I+D+i cuando en el período 2004-2009 se creció un 0,2 % (del 1,04% al 1,24%) y esta inversión se ha venido estancando desde el inicio de la crisis; además del cambio del modelo productivo del país desde el sector servicios que ha regido la economía a lo largo de los últimos 60 años al de la innovación tecnológica, resulta difícil de creer por mucho que las modificaciones que se plantee realizar realizar en los próximos 4 años sean totalmente radicales a lo que se estaba llevando a cabo hasta la fecha.