UA-56715467-1

miércoles, 29 de junio de 2016

Guía para el examen de solicitudes de patente relativas a productos farmacéuticos


La función más importante de una Oficina de Patentes es la de conceder a los solicitantes de esta figura jurídica, el monopolio de uso exclusivo y excluyente frente a terceros que la misma representa. Esta concesión estará fundamentada en el cumplimiento de los requisitos legalmente establecidos según venga establecido en sus leyes reguladoras.

Existen, de este modo, unas mismas normas que serán de aplicación para todas las invenciones, sin embargo, no todas ellas tienen las mismas características de ahí la diferenciación de los sectores de la técnica que se refleja en la Clasificación Internacional de Patentes (CIP).

Entre tales invenciones encontramos las relativas al sector farmacéutico o, lo que es lo mismo, los medicamentos o cualquiera de los componentes que los forman, en los que la determinación del cumplimiento de los requisitos de patentabilidad por parte de la invención conlleva un estudio minucioso de cada caso en concreto lo que se traduce en un trabajo arduo.

Esta tarea será más complivcada aún cuando deba llevarse a cabo en la Oficina de un país que no tiene un sistema de procedimiento de patentes lo suficientemente maduro como para disponer de un número de examinadores de patentes suficiente que puedan dedicar el tiempo necesario a cada solicitud.

Por este motivo, las Naciones Unidas a través de su Prograna de Desarrollo (UNDP) emite un documento en forma de guía  que contiene las reglas básicas que deben seguir los examinadores de patentes cuando se encuentren ante una solicitud para un producto o procedimiento farmacéutico, determinando así si esa invención puede o no ser patentada.
x
El conjunto de reglas recogidas en el documento no son de aplicación obligatoria para los países a los que se dirige (fundamentalmente, países en vías de desarrollo), sino que se trata de una serie de recomendaciones e indicaciones que permiten a los examinadores regirse por unas reglas comunes que les sirven para facilitar su trabajo. El documento se basa en lo que el ADPIC establece como requisitos mínimos, tratando de otorgar una mayor seguridad al definir conceptos que no aparecen definidos en aquél. Esta seguridad es necesaria para cualquier tipo de sector de la técnica, pero lo es más si cabe, en un sector estrechamente relacionado con la salud pública.

Se trata de evitar, con estas normas, que se concedan "patentes pobres", fortaleciendo el funcionamiento y transparencia de los sistemas públicos de concesión de patentes.
El uso de estas reglas ayuda a acelerar los procedimientos de concesión, así como a darles uniformidad. Evitando los supuestos cuyo único objetivo es evitar la competitividad que supone el desarrollo de un producto genérico.

Por último, los examinadores de patentes son los que deben establecer el equilibrio entre los derechos del titular de la patente y el sector público sanitario, de ahí la importancia de este tipo de documentos procedentes de órganos supranacionales por medio de los que se trata de hacer uniforme la actuación de las oficinas de patentes de todo el mundo.

El doc y más info en: http://www.undp.org/content/undp/en/home/librarypage/hiv-aids/guidelines-for-the-examination-of-patent-applications-relating-t.html