UA-56715467-1

miércoles, 1 de junio de 2016

Eslóganes políticos

Como es bien sabido según el artículo 4.2 a) de la Ley de Marcas 17/2001, pueden ser registradas como marca  las palabras o combinaciones de las mismas.

Accediendo a TMView, el buscador de marcas, los lemas políticos para las próximas elecciones del 26 de junio de este mismo año, no se han encontrado registrados lemas como “Un sí por el cambio” del PSOE, “A favor” del PP o “Sumamos para ganar” de la candidatura conjunta de Unidos-Podemos (no he encontrado el de Ciudadanos).

Indagando un poco más en la búsqueda, observamos que los partidos políticos sí aparecen registrados tanto  los nombres, como sus siglas y anagramas: Ciudadanos, ha registrado su C´s en color blanco sobre un bocadillo (tipo tebeo) cuadrado naranja para las clases 16, 45, 41,38, y 42; Podemos ha registrado su circulo blanco sobre un cuadrado violeta para la clase 35 (partidos políticos, entre otros servicios); Izquierda Unida es titular de varios registros, en función del territorio en que se aplica para las clases 41, 45, 9 y 16; el Partido Popular para las clases 16, 35 y 42 (o 45) es titular de los diversos diseños fruto de la evolución de la imagen del partido y, por último, (en lo que a “partidos mayoritarios” se refiere) llama la atención el número de marcas de las que es titular el PSOE casi todas ellas para la clase 35, a través de las cuales se puede observar la evolución del anagrama que ese partido ha ido empleando a lo largo de los años.

Sin embargo, y salvo que haya realizado una búsqueda incorrecta por mi parte, los esloganes para la próxima campaña electoral, como ya he dicho, no están registrados lo que podría entenderse por tratarse de una situación excepcional para la cual no han tenido el suficiente tiempo de preparación. Pero tampoco lo están los de la anterior campaña celebrada el 20 de diciembre para la cual aproximadamente han tenido cuatro años de preparación.

¿Es esto una inobservancia de las leyes de propiedad industrial por parte de los posibles futuros gobernantes del país o una mera dejadez por entender que sus esloganes, unidos al correspondiente anagrama se harían de algún modo, notorios impidiendo ser empleado por ninguna otra persona física o jurídica?
¿Podría solucionarse el posible efecto negativo de la divulgación de la marca por medio de la solicitud de un diseño con aplazamiento de su publicación por un plazo de 30 meses?

A modo de ejemplo, prestando atención a las próximas elecciones en Estados Unidos, los dos principales partidos tienen sus esloganes registrados: Donald Trump lo ha hecho con “Make America Great Again”, registrado desde el 14 de julio de 2015 para las clases 35 y 36 y Hillary Clinton tiene solicitado a través de la empresa HFACC, Inc., desde el 13 de abril de 2015 (pendiente, por tanto, de concesión) el eslogan “Hillary for America” para, entre otras, la clase 35.

Este último supuesto presenta una mator previsión por parte de los candidatos, que podrán impedir usos fraudulentos de sus marcas que probablemente caducarán al no ser renovadas por falta de utilidad terminada la campaña electoral de 2016 independientemente de cual sea el resultado.