UA-56715467-1

miércoles, 4 de mayo de 2016

La imitación no es copia


Ya se ha comentado en diversas ocasiones que la utilización de derechos de propiedad industrial adquiridos por terceros cuando no se cuenta con su autorización, está considerada una violación de tales derechos y podrá ser perseguida por la vía civil o por la vía penal (o por ambas).

Sin embargo, hay muchas situaciones en las que nos encontramos con productos extremadamente parecidos a los que son conocidos por el público general a primera vista. ¿Nos encontramos entonces ante una copia? Dependerá de si existe o no una protección por un derecho de exclusiva, léase un derecho de propiedad industrial.

En definitiva, y esto es lo que refleja el artículo 11.1 de la Ley de Competencia Desleal, la imitación está legalmente permitida salvo que estén amparados por un derecho de exclusiva reconocido por la Ley..
¿La finalidad de permitir esta actuación?
Hacer valer el principio de libertad de empresa que prima en nuestra legislación, obligando al mismo tiempo a que las empresas dediquen sus esfuerzos a modificar sus productos dándoles un aspecto y características más atractivas a la hora de hacerse un hueco entre los demás competidores.

Por supuesto, existen límites a este tipo de actuaciones y, cuando hablamos de límites nos referimos a que la actuación en concreto sea considerada judicialmente desleal, lo que se tendría lugar si se produce el aprovechamiento indebido de la reputación o el esfuerzo ajeno (con la excepción de que la asociación sea inevitable).
Igualmente, se considerarán desleales las actuaciones que de forma sistemática se produzcan contra un mismo competidor o cuando los actos excedan de lo que se entendería una respuesta natural del mercado.

En definitiva, como se puede ver, la protección exclusiva se ve limitada tan sólo a aquellos actos que no generen un aprovechamiento indebido, que es lo que trata de proteger por la ley de Marcas a través de sus prohibiciones relativas (artículos 6 a 10), por considerarlos actuaciones contrarias a una correcta actuación de mercado.