UA-56715467-1

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Galega 100% - Marca de garantía


Más allá de los beneficios o no que pueda tener la leche, lo que es evidente es que se trata de uno de los productos ganaderos básicos dentro de la economía de la región noroeste de España.
La semana pasada se inició un conflicto en el que los ganaderos de las plantas productoras de leche exigían un aumento en los precios a los que las grandes compañías adquieren su producto.
Después de algunos días de paro y movilizaciones, consiguió llegarse a un acuerdo, aunque parcial, en el que se mejoraban las condiciones económicas de los ganaderos, dándose por finalizada la huelga  de ganaderos pero quedando aún activa la huelga de distribuidores del producto.

Después de estas cortas movilizaciones, y ante la falta de consenso entre los diferentes productores, se produjo una división entre los mismos ya que no todos decidieron firmar los acuerdos por los que se habían manifestado. Y es que no todos los productores son miembros de las mismas plataformas, ya que, por ejemplo, una de las plantas que hay en Vilalba pertenece al grupo francés Lactalis, que no sólo no se sumó a la huelga sino que la denunció a la Guardia Civil.

Acerca de esto, hay que hablar de la marca de garantía "Galega 100%", titularidad del “Laboratorio Interprofesional Gallego de Análisis de la Leche“ (LIGAL), y que trata de aglutinar a todos aquellos productores de leche y productos lácteosa que, cumpliendo las condiciones que se establecen en su reglamento de uso, decidan adherirse y comercializar sus productos con este signo.

Sin embargo “Galega 100%“x no es, como tal, una marca.

La ley de Marcas 17/2001, establece que podrá registrarse como marca todo signo susceptible de representación gráfica que sirva para distinguir en el mercado los productos de una empresa de los de los demás.

Si bien es cierto que la marca que ahora analizamos, reúne estos requisitos, hay que puntualizar que su objetivo no es el mismo que el de una marca en sentido estricto, si no que lo que se pretende es actuar a modo de signo que certifique un determinado origen geográfico y una determinada calidad dado el procedimiento de manufactura de los productos que se realiza en el mismo.

A través de su reglamento de uso, el titular fija las condiciones de que las garantías de calidad se cumplen, estableciendo sistemas y procedimientos, así como medios de certificación de cómo se está llevando a cabo tanto la producción como el uso de la marca, pudiendo fijarse multas o, incluso, una prohibición de uso si alguno de los requisitos no se cumple.