UA-56715467-1

miércoles, 15 de julio de 2015

La nevera de Da Vinci


Leonardo Da Vinci (1452-1519) es quizás el mejor ejemplo de hombre del Renacimiento.
Dedicado en gran medida a las artes plásticas (es autor de grandes obras como La Gioconda o La Virgen de las Rocas), Da Vinci dedicó sus esfuerzos también a estudios diversos en los campos de la anatomía con el conocido “Hombre de Vitruvio” que muestra las proporciones perfectas del ser humano; la arquitectura o la ingeniería, desarrollando bocetos de artilugios que, si bien podrían haber supuesto grandes avances para esa época, resultaban irrealizables.

Entre una de esas innovaciones se encuentra el boceto denominado “máquina refrescante”, que consiste en un artilugio pensado para insuflar aire frío y canalizarlo por medio de unas boquillas con el objetivo de que éste se dirija a un cántaro central y mantenga fresco su contenido.

Basado en este boceto fechado en 1492 aproximadamente y que contaba con una detallada explicación y dibujos detallados de la forma y funcionamiento del aparato, se ha desarrollado, gracias a la colaboración y aportación de capital privado, un prototipo que ahora, y hasta finales de octubre, se expone en el Museo de Ciencias de Milan.