UA-56715467-1

miércoles, 26 de agosto de 2015

Whisky en el espacio


Hace algunos meses veíamos la noticia de cómo la astronauta italiana Samantha Cristoforetti había llevado a la Estación Espacial Internacional una máquina de café espresso para poder disfrutar de una taza en gravedad cero.
La foto que la astronauta publicaba en Twitter mostraba cómo disfrutaba del café mientras observaba la Tierra desde el espacio.

El caso actual es algo diferente, ya que se habla de subir a la Estación Espacial Internacional una bebida algo más especial.
Según informaba hoy la BBC, una compañía japonesa ha suministrado muestras de whisky que permanecerán en el espacio durante un período de al menos un año para poder determinar cuál es su reacción en una atmósfera inanimada. No se conoce con exactitud cuál es el funcionamiento del proceso de envejecimiento de las bebidas alcohólicas y, con el envío de estas muestras, se pretende descubrir si éste sería igual en un entorno que nada tiene que ver con las condiciones que se encuentran en la Tierra.

Las muestras serán almacenadas en el laboratorio, por lo que no habría riesgo de que la influencia del alcohol afectase a los tripulantes de la Estación, a pesar de que no sería la primera vez que se sube alcohol al espacio; David Whitehouse, autor y científico espacial comentaba hoy en la emisora de radio cómo en anteriores ocasiones se habían llevado bebidas alcohólicas al espacio: Buzz Aldrin, el segundo hombre en pisar la Luna, había descorchado una botella de vino tras realizar su hazaña y, aparentemente, no era poco común la presencia de whisky o cognac en las misiones espaciales rusas.

Este experimento parece haber suscitado ciertas dudas puesto que no está claro si realmente podría tener algún tipo de aplicación científica, técnica o práctica en algún sentido, llegando a hablarse de una mera estrategia de marketing.

Por lo pronto, la empresa que ha enviado las muestras puede decir que ya se ha posicionado en el espacio,
¿Se puede llegar más alto?