UA-56715467-1

miércoles, 19 de agosto de 2015

La solicitud de patente


A la hora de desarrollar una invención es importante tener presente el ámbito para el cual ésta es creada, dejando claro desde un principio cuál es el problema técnico que se pretende solucionar y qué ventaja va a suponer no sólo para el inventor, sino para el público en general, puesto que la invención acabará, eventualmente, en el dominio público.

A este propósito se dirigen dos de los documentos esenciales en la solicitud de patente. Más allá del documento administrativo necesario (instancia), toda solicitud de patente requiere la presentación de determinados documentos en los que se exponga cuál es el problema técnico para el cual se pretende hallar una solución y en el que se describa detalladamente el objeto de la invención, que podrá ir acompañado, cuando el solicitante lo estime conveniente de uno o varios dibujos (el artículo 9 del Reglamento 2245/1986, que desarrolla la ley, expone al detalle las pautas que deben seguir) que ayudarán a la explicación gráfica de la invención para la que se busca protección.

Junto a los ya mencionados, se acompañará una descripción de la invención en la que, brevemente, se expone en qué consiste el producto o procedimiento a registrar y un resumen que de forma muy clara y concisa aglutine la esencia de los documentos anteriores de forma que el examinador de patentes quien, en definitiva, dará su visto bueno para el registro, pueda tener una primera aproximación básica de la invención presentada.

Pero sin lugar a dudas el documento más relevante de toda solicitud es el que contiene las reivindicaciones, frases explicativas de la invención resaltando las características esenciales de ésta y de las cuales se infieren los requisitos de novedad, actividad inventiva y susceptibilidad de aplicación industrial. Estas frases actúan a modo de contrato en el que el solicitante expone cuáles son las características de su creación, que serán las que se registren y sobre las cuales obtendrá un derecho de explotación exclusiva.

Es importante destacar que, a pesar de que la patente se va a conceder, sobre la invención, la redacción de las reivindicaciones debe calcularse de forma detallada, conjugando los aspectos técnicos con las habilidades legales a la hora de redactar de forma adecuada qué es lo que se quiere proteger.
Recordemos que la concesión de una patente equivale a la firma de un contrato de larga duración con el Estado a través del cual se otorga al titular un derecho de exclusiva para explotar los características reivindicadas de su creación.