UA-56715467-1

jueves, 18 de diciembre de 2014

Racismo en los signos distintivos


Últimamente se ha reabierto el importante debate acerca del racismo en la sociedad norteamericana actual.
Con dos casos muy relevantes ocurridos en los en los últimos meses como son, por una parte, la muerte de Michael Brown, un joven negro de 18 años a manos de un agente de policía blanco, que no ha sido juzgado por entenderse que actuaba en defensa propia; y, por otra, el caso de un niño de 12 años también tiroteado por dos policías que se vieron amenazados al ser apuntados por la pistola de juguete con la que éste jugaba en un parque en Cleveland, Ohio.

Estos dos supuestos, especialmente el de Michael Brown que sigue provocando revueltas después de más de dos meses, unidos al revés sufrido por la Administración Obama al perder el Senado tras las elecciones celebradas a mitad de mandato (signo claro de su pérdida de popularidad en el país), han traído de nuevo a los titulares el tema del racismo, al quedar claro que realmente no se ha superado ese estigma, a pesar de estar el país gobernado por el primer presidente negro de la historia.

Un supuesto relacionado aunque de mucha menor trascendencia es el que afecta a los Washington Redskins, equipo perteneciente a la Conferencia Este de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) con sede y campo de entrenamiento en el estado de Maryland y con estadio situado en el estado de Virginia.

El nombre del equipo, al igual que su logo, hacen referencia a los “pieles rojas“, el nombre clásico que se otorgó a los indios americanos que, con el tiempo y con el objetivo de no herir sensibilidades se ha ido sustituyendo por el más políticamente correcto “nativos americanos“.

La cuestión ahora sería determinar si el término “redskins“ se utiliza como un homenaje a los antiguos pobladores de esas tierras o si, por contra, tiene un sentido despectivo (como en muchas ocasiones se sigue utilizando), en cuyo caso sería pertinente proceder al cambio.

Desde un punto de vista marcario, el nombre de la franquicia “Washington Redskins“ representa en la NFL una zona del país que ya se ve identificada con ese equipo, con su nombre y sus colores.
La eliminación de una parte de ese nombre, parte que podría considerarse como esencial, ya que es utilizada, en ocasiones, como nombre corto (otro de los nombres que recibe el equipo es “The Redskins“ a secas); podría entenderse como una modificación significativa del signo por el que se ha dado a conocer el equipo.

Sin embargo, en este supuesto y al no tratarse de una marca en el sentido estricto, considero que no podría producirse un menoscabo en la distintividad que otorga el signo ya que sigue conservando el propósito último para el que fue creado.