UA-56715467-1

miércoles, 3 de diciembre de 2014

La difusión de una marca elevada a la enésima potencia: el indicador BigMac

Que la marca de un producto o servicio es la imagen visible de una compañía está claro. La marca hace que el consumidor sepa qué es lo quiere, que se identifique con ella y que pueda escoger cualquier producto que lleve ese signo porque le ha dado razones suficientes en el pasado para consumirlo ahora y para seguir consumiéndolo en años venideros.

Para que la empresa en cuestión pueda llegar a todos los consumidores, reales y potenciales, va a ser necesario llevar a cabo un adecuado posicionamiento de la marca.
En los tiempos que ahora vivimos esto conllevará una gran inversión para alcanzar todos los medios existentes, pero también un mayor alcance, puesto que esa difusión es más rápida y más generalizada.

Hay ocasiones en las que un determinado signo ha alcanzado tal popularidad que legalmente va a impedir que otros iguales o semejantes se registren como marca, ya sea para el sector económico en el que aquél se ha implantado, como es el caso de las marcas notorias, o para cualquier sector económico en general (marcas renombradas).

Más allá de la consideración que se le pueda dar a una marca por haberse hecho conocida en determinada medida, lo cual será, en definitiva, fruto del buen hacer de su titular, en ocasiones su conocimiento por el público general y su expansión global van a hacer que se utilice en muy diversos ámbitos.

Es el caso del "indicador BigMac" establecido por el semanal británico "The economist".
Este indicador macroeconómico es utilizado para medir la diferencia en el poder adquisitivo de los consumidores en relación al tipo de cambio en vigor en un determinado momento.

Básicamente, este indicador, basado en un estudio científico no oficial, se fija en lo que cuesta un "BigMac®" en dos o más países en un determinado momento para conseguir una visión más concreta de su economía, determinando el grado en el que una moneda puede estar sobrevalorada con respecto al dólar estadounidense, alejándose del resto de indicadores oficiales y dando una visión más tangible de la situación económica de ese país.

Por supuesto, en la utilización de uno de sus productos para este fin la empresa no ha tenido nada que ver (más allá de su expansión internacional a gran escala, que no es poco), pero este hecho da una idea de lo que la expansión de una marca puede conseguir.

Sobre el índice BigMac: http://es.m.wikipedia.org/wiki/Índice_Big_Mac